La Academia de la Aventura

– Universidades serias eran las de antes -dice el maestro Nadie. Por decir algo, supongo. O bien porque recuerda sus tiempos de estudiante. Pasó por muchas carreras: por Filosofía (para manguear cigarrillos negros a sus compañeros), por Sicología (para contarle a sus amigas lo hermosa que era su madre), por Botánica (para sonsacarle a algún sabio las mejores maneras de cultivar ciertas plantitas), por Química (para aprender a fabricar dinamita), etc.
Más allá de las opiniones del maestro, la Universidad de La Plata lleva adelante ciertas aventuras. Como por ejemplo: El toldo de Astier, una revista virtual de divulgación, realizada por la Cátedra de Didáctica de la Lengua y la Literatura I, del Departamento de Letras.
En El toldo de Astier, entre otras cosas, hay una nota sobre la Escuela de Nadie. 
Dénse una vuelta, si gustan. Y si ven a alguien, le dicen gracias de mi parte.
 
Martín.
 
El toldo de Astier. Propuestas y estudios sobre  enseñanza de la lengua y la literatura.
 
 
El toldo de Astier. Número 8, abril de 2014.
 
 

Comienza la Tercera Temporada

En estos tiempos convulsionados en los que
por ejemplo
el Colectivo Docente está por pasar a la clandestinidad,
vuelve la Escuela de Nadie.
Una escuela que tiene las ventanas más grandes que las aulas
y a sus alumnos desperdigados como el polvo de una tiza
o la sangre de un compañero.
Una escuela donde la voz de uno solo puede ser las de los otros
y al revés.
 
Una escuela que tiene de maestro a un hombre viejo
y agrietado de preguntas:
El maestro Nadie,
un señor corrompido por la esperanza,
que enciende los cigarrillos del otro lado
y se sienta a contemplar la destrucción de los mundos,
porque sabe que la vida nunca fue un lugar habitable
y su camino
atraviesa los despojos de los buenos tiempos
y se mete ahora en el matorral de la nada
a fuerza de gomerazos y palabras ardientes.
 
Mucha gente estuvo esperando este Regreso sin saberlo,
sin quererlo incluso,
pero con esa misma desesperación en las orejas y las bocas
esa misma convulsión entre las rejas
ese crujir de dientes en la noche.
Ahora se escucha de nuevo, esta historia.
Empieza donde habíamos terminado:
en el desierto.
 
La Tercera Temporada es una larga guerra.
Pero no se asusten,
asustarse es un paraguas roto.
 
 
 
Martín
 

La Máquina del Tiempo Presente

 

Se enciende la Máquina del Tiempo Presente

para que asomen sus voces

las bestias

hermosas del sueño.

 

Esta semana ya se puede escuchar El Regreso, el primer programa de la tercera temporada.

De a poco se irán confirmando los horarios de las radios (viejas y nuevas) que difunden esta escuela.

 

Arriba los corazones.

 

Imagen: Pablo Dodogson -  http://radioperdida.blogspot.com.ar/

Imagen: Pablo Dodogson –
http://radioperdida.blogspot.com.ar/

 

Muy pronto

 

Cuidado, mucho cuidado, atención:

En marzo vuelve el maestro Nadie.

Eeeeen realidad no vuelve porque nunca se fue, el maestro siempre estuvo ahí, clavado como una espina en el ojal del alma, enfrentando con valor nuestros buenos sentimientos.

Lo que vuelve es el programa: La Escuela de Nadie,

Con la sabiduría del maestro, la música y las voces que nos estremecen.

Esta temporada empieza con un tren en el desierto, hay chanchos, mates, una caverna, un montón de zombis y un par de dioses que se disputan nuestra desesperación.

 

Recuerden

Muy pronto

La Escuela de Nadie,

 

un puente que sostiene lo que anda por debajo.

 

 

https://archive.org/download/MuyProntoLaEscuelaDeNadie/MuyProntoLaEscuelaDeNadie_vbr_mp3.zip

 

 

ESE DÍA LLEGARÁ

[audio https://archive.org/download/EseDiaLlegaraLaEscuelaDeNadie/ese%20dia%20llegara_la%20escuela%20de%20nadie.mp3]

Imagen: Mara Fran 

Ese día llegará.

Falta un montón para que el maestro Nadie abra otra vez las puertas de su escuela y vuelva este programa. Falta mucho. Además, hoy, ahora, tengo que comprar detergente, sacar la basura, descongelar la heladera, coser este pantalón… así que no sé, qué se yo… falta mucho, falta un montón para que el maestro Nadie eche de nuevo a andar su increíble máquina del tiempo presente y vuelva este programa…

Falta mucho, mucho

Pero

ese día llegará.

Sí, ese día llegará.

Aunque se acumulen la basura y los platos sucios,

aunque este agujero crezca y crezca y el pantalón sea finalmente devorado por la nada, aunque el hielo de la heladera cubra la cocina, atraviese el pasillo y se nos meta entre las sábanas, aunque llueva o haga frío o calor o caigan sapos o limones… ese día llegará, ese día llegará y entonces el maestro Nadie abrirá otra vez su boca preñada de naufragios, echará de nuevo a andar su increíble máquina del tiempo presente y nuestras almas se verán envueltas en la más oscura zozobra.

Sí, la Escuela de Nadie volverá. Falta mucho, pero ese día va a llegar.

Y cuando llegue, nosotros, muy felices: intentaremos huir, pegaremos un salto para salir corriendo pero no podremos porque los agujeros habrán devorado completamente los pantalones y ninguno de nosotros se atreverá a huir sin ellos. Además, el hielo de la heladera, la basura y los platos, habrán taponado las ciudades y los puentes.

El mundo entero habrá sido corrompido por nuestra esperanza.

Tremendo. Tremendo será ese día.

Ese hermoso día

que llegará.

&

El Mundo no se terminó.

1

El mundo no se terminó porque ya se había terminado

cuando aumentó la yerba,

cuando se fue Luis,

cuando escribí Ok en un mensaje,

cuando la desaparición de López cumplió otro año,

cuando dije Hasta la próxima,

cuando Antonio me atajó ese penal,

cuando me pediste que te dedicara mi libro y no se me ocurría nada que no fuera la ardiente verdad.

2

El mundo no se terminó porque su final depende del cielo y nosotros ignoramos los misterios del sol y las estrellas. Si no sabemos nada, no podemos ver ningún final. El que no sabe es como el que no ve, dice Inodoro Pereyra. Además, el fin del mundo lo anunciaron los diarios, y como ya sabemos: los diarios mienten. Yo por ejemplo, que nací un 12 de mayo, no soy de Tauro. Soy de Aries. La culpa es de la precesión de los equinoccios (un bamboleo que hace el planeta y va moviendo el cielo para atrás, digamos). Si no lo sabemos, insisto, no existe. Podemos seguir pensando que nuestra piedra es el topacio, que nuestro color es el verde, que es una buena semana para hacer un viaje, que cuidado con el sol.

3

El mundo no se terminó porque no puede terminarse: gracias al elegante ejercicio de nuestra desesperación, hemos logrado compartir lo que amamos. De este modo, cada uno de nosotros guarda un pedacito valioso del mundo. Quiero decir: si el mundo se terminara, lo haríamos de nuevo y listo. Y mejor.

Yo guardo por ejemplo muchísimas cosas. Les digo un par:

el programa Radiochanguitos,

una noche mirando las estrellas con Julia y Antonio,

los versos de los amigos,

algunas canciones: La hormiga, de Farolitos; Cien mil reflejos, de Valentín y los Volcanes; El vals de la muerte, de Sofía Viola y una nueva de Margarita Metralleta que escuché el otro día,

una remera que dice: Paulo Freire not dead,

una canción que me escribió un alumno punk,

una bicicleta, etc.

4

Muchas personas suponen que yo disfruto un montón haciendo el programa. Es cierto pero no sé a qué se refieren exactamente.

Lo que de verdad disfruto son esos momentos en los que descubro

que un proyecto personal se llenó de gente,

que soy una partecita del aire de personas que quieren cambiar las cosas,

que algunas palabras que encuentro pueden conmover a alguien,

que la belleza crece si se trabaja con desesperado amor.

que la trascendencia no es hacerse amigote de los poetas famosos, sinó más bien que el almacenero te regale un vino porque le gustó un cuento.

5

Me dijo una oyente que esta temporada (los programas 40 al 75) habla en el fondo de una sola cosa: del Encuentro. O más precisamente, de la Producción o Construcción del Encuentro.

Si la compañera tiene razón, podemos pensar en un Encuentro con los otros, con la sabiduría, con uno mismo y con el misterio. Pero eso sí: seguramente se trata de un Encuentro activo, presente, provocado por el ejercicio de la desesperación y no por la comodidad de la esperanza.

Un Encuentro que sólo es posible saltando por los techos de un tren (programa 75) o pedaleando cada vez más lejos de casa (50) o metiendo la mano en los rincones de la muerte (54 y 55) o mirando sin pestañear por las ventanillas que nunca se detienen (74) o preparando durante la noche una gran fiesta para los amigos (67) o sacando del fondo del alma las mejor guardadas pasiones para juntarlas con las del resto (71).

Un Encuentro que puede ser el verdadero sentido de las cosas: un estar-ahí-con-vos como se pueda.

Un Encuentro que te sirva para saber que ésta es también tu casa:

un lugar enorme y sin puertas donde juntarnos de verdad y de mentira alrededor del mate o el fuego

y conversar antes y después de tirarle piedras a los hijos de puta

y preparar canciones de amor para quien se ha dormido.

´`

Los quiero mucho,

Martín G.

Entre los Ríos de Nadie

Fm Uruguay y Recta Final Radio (ambas de Entre Ríos) comenzaron a pasar el programa.

Fm 91.3 Uruguay, de UNER (Universidad Nacional de Entre Ríos), los Martes a las 20:30 hs. y

Recta Final Radio, de Concordia, los lunes a las 23 hs.

 

¡Sea bienvenida esta gente!