La Persistencia del Amor_programa 95

No hay fe.

No hay razones.

No hay esperanzas.

Por eso, no dejamos de enamorarnos.

 

Y escuchamos la música de Mister América y  Lucas Said, los poemas de Mahfud Massis y la voz de Louie C. K.

 

Reproducir LA PERSISTENCIA DEL AMOR_PROG 95

 

Berthe en bici

Anuncios

Poemas de Mahfúd Massís

En el programa 95 se escuchan poemas de Mahfúd Massís,

Mahfúd fue un poeta chileno de origen palestino que vivió el exilio durante la dictadura militar . Sus versos, cargados de un fuerte espíritu revolucionario y un extraño simbolismo, transmiten un sentimiento oscuro y angustiado que nos remite a ciertos crípticos textos bíblicos así como a la belleza oracular de los textos heraclitianos.


Mahfud y Lukó

Poema de las manos muertas    

Toma mi mano, este hueso que estará un día podrido.
Apriétala, ponla sobre tu corazón mientras dura la noche.
Con ella escribo esta estrofa muerta, reviento una mariposa cada mañana.
Con ella te digo adiós, pájaro viejo.
Mira mis manos. Sólo así comprenderás mi tristeza.
Si te rompieran el corazón, si te comieran el cerebro, tendrías estas mismas manos
coronadas de aire invisible, de pámpanos muertos. Con ellas beberías
la sopa enlutada del invierno, rodeado de escarabajos y de hijos.

Perro nuestro que estás en los cielos, ¡defiéndeme estas manos !
Que no se cubran de gusanos sino en la hora
en que los hurones levantan sus patas al tardecer, otras
manos escriban : “fue un extraño salvaje en la tierra”.

Encontrarás mi mano sobre el velador alguna noche,
rodeada de carbón, incapaz de abrazar tu cintura,
agarrando la sombra, el tabaco
del cigarro funeral en el viento. En mi rostro -despiadado y distante-
hallarás sólo una pagoda de hueso, el resto
de una verdad enterrada.

 

(Del “Libro de los astros apagados” Chile 1965 )

 

 

 

 

CARTA A LUKÓ DESDE EL ASERRADERO

AMOR mío, mientras duermes sola, solitaria en puerto Aysén,
fumo este oscuro tabaco a tu memoria,
mordiendo mi pipa, como si fuera el dedo de Dios,
aterido, colgado del charqui de la lengua.

El mundo tiene una joroba lejos de ti,
y todo me miran
como locos estorninos,
como el endemoniado en medio de la tormenta.

Lejos de tí ¡qué cielo de ratones!
¡Que año sin enero, qué ángel sin leña en la edad fría!
Y si pregunto a los transeúntes por tus ojos claros,
escucho solo el trueno de la soledad, el toro negro.

Soy entonces un estropajo que mira la luna,
un ave
que desciende sobre tu rostro
o simplemente
un cuervo arrugado, como este firmamento con cara de viejo,
detenido en el ocaso como una flor podrida
y que mueve su paleta en el garbanzo quemado.

 

Expedición al tiempo

Lo despistado, lo roto, me sigue detrás como un caballo muerto. Lo que cayó en el paño de las indecisiones, el agua terca, y quedó tirado en el camino.
En este vaso con un perro adentro, y que bebo solitario en esta noche, frente a resoluciones quemadas, a un ángel como si fuese de hueso, penetro otra vez en mí, desciendo en un largo viaje,
oliendo el camino, fumándome el tabaco del alma,o interrogando al enano que vive a espaldas de mi rostro.

Pero hay una piel negra, un tiempo de labio leporino, algo rasgado y esencial entre esta muerte de ahora y el candado seco de otras floraciones. Partieron los días, como golondrinas de arena, o la amante de tristes ojos, y cuanto intenté rescatar está como cuero tendido. Yo te recuerdo atravesada por la jabalina del tiempo.
¡Qué largo andar ! ¡Qué largo viaje para este día !
Abarcabas el espacio negro, acariciabas el hocico de las horas, y yo, tenaz, ardiente, miserable, retrotrayendo un azar temible, un velo despedazado en el estupor pretérito,
pero lejano, irremediable, como una nube entre la pierna abierta.

Nocturno del piano

El piano, con su quijada negra, con sus dientes blancos cruzados de gusanos, canta como un papa melancólico. Sus notas caen como los huevos del esturión muerto sobre mi corazón en esta noche.
Mata al demonio del piano, amiga mía, ahoga en su vientre la furia escarlata. Rompe su levita de caballero velado ; pero déjame solo, ahorcado en la cama.
El virrey baila el tango mientras lloramos, agita sus orejas como toneles, evocando a Francisca, a Leonor, a otras luces devoradoras, (doblando un pliego de su carne, realizando hechizos sobre el fuego), pero el piano, mi niña, resuena imperial, desierto, triunfando siempre de la fatiga, en tanto el virrey ríe, quimérico y hostil, mostrando su halcón de oro.
Mata al demonio del piano, amiga mía; escucha cómo resbala sobre los gladiolos, rompiendo los sacos de la memoria, antiguas sombras, y vacila como hembra preñada encendiendo un candil, una muerte nueva en el ciervo blanco del pecho, una segundo vida que desconozco, y que rechazo
como la horma negra a la nube.

La Siesta de los Kamikazes

reproducir La Siesta de los Kamikazes

 

COMIENZAN LAS CLASES.

LOS ALUMNOS NUEVOS NO ENTIENDEN NADA.

LOS ALUMNOS VIEJOS SOMOS KAMIKAZES Y NOS DORMIMOS UNA SIESTA

EL MAESTRO SACA LA GOMERA Y APUNTA (EN EL GAMULÁN LLEVA TUERCAS OXIDADAS DEL CONURBANO EMBEBIDAS EN BACILOs DE KOCH) PERO TIRA A ERRAR (O TAL VEZ LE TIEMBLA DEMASIADO EL PULSO).

PERO INSISTE  INSISTE  INSISTE CON EL TEMA

Y TRATA DE ENSEÑARNOS:

TENEMOS QUE APRENDER A DESCANSAR

TENEMOS QUE APRENDER A DESPERTARNOS.

 

SUENAN POEMAS DE LILIANA ANCALO, LA VOZ DE MOIRA MILLÁN Y CANCIONES DE EZEQUIEL BORRA Y ELIA FLETA.

 

reproducir La Siesta de los Kamikazes_ledn 94.

descargar La Siesta de Los Kamikazes_ledn 94

 

Poemas de Liliana Ancalao.

En el programa 94, se leen poemas de Liliana Ancalao.

Aquí publicamos algunos, tal cual aparecen en el sitio Poesía de Medellín,

Debajo, notas y aclaraciones sobre Liliana y enlaces varios a otros lugares interesantes que difunden su obra.

 

Liliana Ancalao. Imagen obtenida de http://poesiamedellin.tumblr.com/

***

 

Cuando me muera deberé cruzar el río

(de Mujeres a la intemperie)

 

Cuando me muera deberé cruzar el río

Qué perro hará de guía si no tengo

un perro flaco que olerá mi cobardía

irá a mi lado

Y estará la vieja en la balsa

Le entregaré dos llankas

para que me cruce

Las piedras arrancadas de cuajo

de mi garganta

de mi estómago

crecidas en los dolores

en los gritos que no pude gritar

cuando se agrandaban mis ojos

y hacía que vivía

Entregaré esas piedras

y no habrá más

seguro lágrimas

porque no pude encontrarle el secreto a esta vida

porque me fui

detrás de los fantasmas

buscando tramas

y arañas

y cántaros

y hojas

¿reconocerá la vieja su valor?

Subiremos con mi perro

La balsa se deslizará en la tarde

hacia el oeste

Arribaremos

Y tiene que estar allí mi hermana menor

tiene que estar

no puede ser la muerte una nada para un pájaro

para quien ha pintado con pinceles el fuego

Ella tendrá cicatrices visibles en los ojos

sus ojos más certeros aún

hurgarán en mí

hasta sacarme las espinas

me dibujará el rostro con sus dedos

una huella de choique

arderá el fuego sobre piedras azules

comeremos corazones palpitantes

y mi hermana pintará un kultrun en el aire

con la sangre

Después no sabré

si soy un caballo

o un resuello

si es el viento una trutuka

y saldremos galopando

a desparramar las estrellas del río

y en el movimiento circular

sabré de una vez

qué es ser un guerrero que corre libre hacia la muerte

qué visiones lo ardían

Regresaremos al mallín

y habrá la gente alrededor del fuego

las ollas tiznadas y la luna

y cada hoja de los álamos brillando

Entonces me recordaré

de ellos tan lejos

y moriré de nuevo

de los barrios planes de vivienda

creciendo en vértigo

en la ciudad con horizonte

las bolsas de nylon y las estrellas allí

entre los cables del alumbrado público.

 

***

 

detrás de los párpados

( de Tejido con lana cruda)

 

detrás de los párpados queda la vigilia detenida

en el sueño un haz de luz centellea

y sospecho

que un paso más acá están las respuestas

recuerdo que en sueños

puedo volar

y vuelo

sobre escaleras rotas alturas silenciosas

y hombres que espían

¿qué fui yo?

¿qué delicados pies tenía

que corría sobre el cuerpo de la nocheaire?

¿qué mensaje llevaba?

¿qué vértigo me hundió los ojosmiedo?

¿qué burla corrosiva tocó mi hombro

y me abandonó despierta en la otra orilla?

¿alguien fue enviada en mi lugar?

¿alguien curó mis alas rasgadas por el silencio?

que no supe llegar a destino

y que se desarmó mi vuelo leve y blanco en la neblina

y que estoy condenada en cada sueño

a repetir el intento

hasta que pueda fervorosa

traspasar en vuelo los párpados de la vigilia

y me gane

amanecer al mundo

con dos cicatrices en la espalda

 

Liliana Ancalao nació en Diadema Argentina (Comodoro Rivadavia, Chubut), en 1961. Sus orígenes en este Wall Mapu territorio se remontan al tiempo en que sus bisabuelos iban y venían a través de la cordillera y no se habían impuesto los límites estatales de Chile y Argentina.

Publicó: “Tejido con lana cruda” (2001), y “Mujeres a la intemperie-pu zomo wekuntu mew” (2009), ambos poemarios reeditados en 2010 por El suri porfiado. Parte de su obra ha sido incluida en las antologías “Taller de escritores. Lenguas Indígenas de América” (1997, Temuco, Chile), “La memoria iluminada. Poesía mapuche contemporánea” (2007, Málaga, España), “Mamihlapinatapai, poesía de mujeres mapuche, selknam y yámana”, “Escribir en la muralla, poesía política mapuche” (2010, coedición Desde la gente y Centro cultural de la cooperación) y “Kümedungun-kümewirin antología poética de mujeres mapuche siglos XX-XXI” (2011 LOM Ediciones, Chile).

Ha publicado artículos para revistas culturales y artísticas como El Camarote y Boca de Sapo. Es profesora en Letras y Directora del colegio provincial 723. Coordinó un ciclo de Arte Popular en los Barrios y junto a los trovadores patagónicos difunde su poesía desde la oralidad. Como parte de la comunidad Ñamkulawen, promueve actividades de rescate y fortalecimiento cultural, como la realización de la ceremonia anual del Wiñoy Tripantü y Experiencias de Educación Autónoma mapuche.

 

Entrevistas, notas y más poemas de Liliana Ancalao:

Blog de papeles blancos.

http://blogdepapelesblancos.blogspot.com.ar/2012/07/liliana-ancalao.html

Revista del Mar al Caracol

http://revistadelmaralcaracol.com.ar/mar-cultural/703/

Memoria de la Tierra sagrada (Liliana Ancalao, Nación Mapuche, Argentina) _Julio 2014

Leído por ella misma en el Festival Internacional de Poesía de Medellín

https://www.youtube.com/watch?v=-oFtp9EtraU

Cuarta Temporada

          Donde entra el sol, no entra el doctor.  Dijo Irene, entrecerrando los ojos para acostumbrarse, mientras el maestro Nadie abría las ventanas después de mucho tiempo.

Entonces, la Luz y el Viento entraron en las aulas ardientes; dos amantes de la mano en una casa nueva.

Río Arrayanes_foto de Julia Goyeneche

 

Cuarta temporada.

 

Sigue la guerra pero es distinto: hay tiempo.

Tiempo entre programas (no será semanal, no será nada terminado en –al… será cuando sea, lo mejor y más pronto posible pero sin periodicidad estable. Con lo cual no sé si lo pasarán muchas radios –porque en general necesitan cierta coherencia y rutina de programación- pero se podrá escuchar individualmente desde acá mismo y sus ramificaciones

con auriculares

en la cama

de noche

en bicicleta

mientras resistimos

yendo a tomar el tren

de la mano con alguien

en lugar de ver tantas series

en mitad de una fiesta que no sea de disfraces

etc

 

Tiempo para ir de visita a las radios amigas.

El maestro Nadie me dijo que este año empieza un Largo Viaje de Estudios (así todo con mayúsculas y de verdad y con mochila y mapas. Ya me mandó a Esquel, a conocer la Radio Kalewche).

 

Y también hay tiempo para esperar que haya más tiempo.

Siempre fantaseo con poder sobrevivir trabajando un solo turno y así disponer de las tardes para hacer mil cosas (programas de radio como este, por ejemplo, que llevan entre 10 y 15 horas de producción cada uno). En eso estoy. Supongo que este es el camino de la fantasía y el tiempo.

 

Por lo pronto, la Escuela de Nadie comienza su cuarto año.

¡Qué alegría!

 

Bienvenidos de nuevo.

 

 

 

 

Martin G.

93_El último árbol

                    play el último árbol_programa 93.

 

Así que se bajó del árbol / Marc Chagall
Así que se bajó del árbol / Marc Chagall

 

    FINALMENTE LOGRAMOS EL GRAN PAPELÓN: CONVENCER A UNA SEÑORA DE  REMONTAR UN BARRILETE. Y ASÍ DEJAMOS TODOS DE SER ZOMBIS. INCREIBLE.

   SI, INCREÍBLE. PERO…. ¿AHORA QUÉ? ¿AHORA QUE DEJAMOS DE SER ZOMBIS… QUÉ?

   NO LO SABEMOS.  EL MAESTRO NADIE, PARA COLMO,  PIDE UNOS DÍAS DE LICENCIA, DEJÁNDONOS ASÍ EN LAS MÁS INSOPORTABLE LIBERTAD.

   ACORDAMOS ENTONCES DECLARAR EL FINAL DE ESTA TERCERA TEMPORADA Y JUNTAR FUERCITA PARA LO QUE VENGA.

   SUENAN ALGUNOS POEMAS DE FER NURI, DE SU LIBRO “URGENCIA”, LA VOZ DE MARIANO SASIAÍN Y LAS MÚSICAS DE PEDRO AZNAR Y A BANDA MAIS BONITA DA CIDADE.

   DESCANSEMOS UNOS DÍAS ENTONCES DE LA CORROSIVA ESPERANZA DEL MAESTRO Y DESACOSTUMBREMOS NUESTROS OJOS A LA OSCURIDAD.

 

 

       DESCARGAR el último árbol, PROGRAMA 93.

      REPRODUCCIÓN Y DESCARGA DESDE EL PORTAL DE FARCO  ESTÁN LOS PROGRAMAS CON OTRA NUMERACIÓN PERO ORDENADOS POR FECHA Y CON UNA SEMANA DE ADELANTO CON RESPECTO A ESTE BLOG. HAY QUE REGISTRARSE Y ENTRAR AHÍ DONDE DICE PRODUCCIONES. DE PASO CHUSMEAN TODA LA RED (NO TIENE DESPERDICIO).

 

 

92_Astillas de luz

 

     Play Astillas de luz_Programa 92

 

GREGORIO EL KAMIKAZE, ANTES DE TENER BIGOTE
GREGORIO EL KAMIKAZE, ANTES DE TENER BIGOTE

      

GREGORIO, NUESTRO GUÍA KAMIKAZE, SE METE EN UN ALMACÉN. Todos los clientes piden fiambre, pero nosotros no. nosotros incluímos el amor en la lista de los mandados, y estamos a punto de  perder el respeto por una cajita de fósforos.  en el fondo, el increíble gregorio NO  QUIERE COMPRAR NADA.  SOLAMENTE: LIBERAR A OTRO ZOMBI.

    

    SE ESCUCHAN LAS CANCIONES DE ACTITUD MARÍA MARTA Y MISTER AMÉRICA Y LOS POEMAS DE JACOBO FIJMAN Y LEÓN FELIPE.

 

 

     DESCARGAR ASTILLAS DE LUZ, PROGRAMA 92.

      REPRODUCCIÓN Y DESCARGA DESDE EL PORTAL DE FARCO  ESTÁN LOS PROGRAMAS CON OTRA NUMERACIÓN PERO ORDENADOS POR FECHA Y CON UNA SEMANA DE ADELANTO CON RESPECTO A ESTE BLOG. HAY QUE REGISTRARSE Y ENTRAR AHÍ DONDE DICE PRODUCCIONES. DE PASO CHUSMEAN TODA LA RED (NO TIENE DESPERDICIO).