Fernanda Castell, fragmentos de La construcción de lo desagradable

En el programa 81, se escuchan algunos fragmentos de La construcción de lo desagradable, libro que fascina, estremece y forma parte de la Bibliografía Obligatoria de esta Escuela.

Aquí, algo para compartir de ese libro. Al final, palabras sobre Fernanda Castell y enlaces a sitios relacionados con su obra.

 
Fernanda Castell_imagen obtenida de http://despertandoalilith.org

Fernanda Castell_imagen obtenida de http://despertandoalilith.org

 
 
Del limbo al Averno
 
¿Caronte dónde estás? ¿Quién me conducirá por este magma donde los eritrocitos se comen a los que dejaron de nacer? El poliéster no previene las quemaduras de tercer grado.
El destello del iris refracta el metraje enloquecido de las vidas que se están por ir.
Necesito la duermevela llena de historias junto a mis abuelas para no soñar con tarántulas. Las lágrimas no eran de mercurio. Ahora que no las tengo me acosan las pesadillas con colas de lombrices largas, de ésas que se enrulan en el intestino y dan ganas de comer sólo chocolate. Una se fue en el vértice del viento de agosto con su cara de india. Estuvo ensillando caballos hasta la extremaunción. La otra, dulce como las manzanas Moño Azul, se elevó con la Rosa Mística, impregnando el ambiente con olor a su talco Veritas. Mucho antes, mi bisabuela serrana que se calentaba los sabañones con el perro pila, me dejó la moldura de su diente de arsénico (el agua de la zona tiene ese problema). Las tres huyeron tempranamente de la infancia. No conocieron las cocinitas de aluminio ni el make up.
 
 
3 – B
 
Este río helado no deja avanzar la canoa, Caronte de dientes podridos. No me das tiempo para despedirme de los seres que aún quiero. A no quejarse que más se perdió en la guerra, decían los pocos que quedan hoy de los que verdaderamente estuvieron en una. Se comían los piojos, fuente de hemoglobina y rasqueteaban el sebo de la ropa para hacer caldo. ¿Cuál es el sentido trágico de nuestra vida? Quizás el monitor estalle en gotas de aceite y nos deje ciegos. Pero en el país de los ciegos el tuerto es rey irresponsable que debería arrancarse el otro ojo. Ya no me perturba nada. Encallé en el fondo más seguro, oscuro y profundo donde no se escuchan ni los gases estomacales. ¿Qué me hace falta? Poner las cervicales una sobre otra y mirar para arriba a ver si algún rayo de sol corta esta oscuridad helada porque es necesaria una distinción cuando una se cose las medias de punto en la carne viva.
 
 
 

Hambre
 
Es imposible anclar en sitio alguno todavía. Gente y gente. Con mirada hueca y expresión de estampida. Nadie sabe leer ni escribir.
Se ha perdido el hábito de hablar. Todos corremos. Las mujeres ligeras de ropa con huesos livianos seguimos la huella de las otras a gotas de sangre menstrual.
La falta de regulación es la regla. Los hombres esperan órdenes. Se reúnen por ahí junto a los tambores de fuego y fuman cigarros de afrecho. El olvido se consigue durante el sueño cuando los cuerpos, detenida la carrera, se desploman. Lo he buscado te lo puedo asegurar. Desde que llegué lo estoy buscando pero nadie comprende el gesto de una fotografía.
Aquí no representan nada. No se busca la buena forma. Se detienen en algún rasgo aislado, en la arruga de la camisa de frisa, por ejemplo. La violencia es real. El agua escasea. Si encontramos algún vegetal carnoso, se mastica. Ayer me encontré con un Office Service. Son aquellos que se encargan de cuidarte de no ser violada simulando ser tu pareja. La denominación es un relicto de la vieja tecnología. De contextura grande y contundente, se ofreció a pasar la noche conmigo a cambio de un poco de harina. Yo como lo suficiente para mantenerme en pie. Aquí el hambre es una forma de supervivencia. Te mantiene alerta. Motor poderoso. Como sabés, para mí la masticación no convive bien con el entendimiento. La digestión enceguece. Esto es más árido y silencioso que allá, te lo puedo asegurar.
 
Fernanda Castell en Los poetas no van al cielo.
Poemas de la autora en La infancia del procedimiento.
Fragmentos en su propia voz en Despertando a Lilith.
 
 
 
 
 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s