Poemas de Melisa Machado

Lobo atado
Dame un vaso de agua de tu regazo de hielo,
cuídame de los dientes helados,
me despedaza esta flor que crece debajo de mi lengua

Tómame la carne sin confines,
este débil pulso
Protégeme de los surcos de hiel,
de mi verbo ácido

Yo,
que trencé mis muertos a mis cabellos
que me adormecí en su olor,
quiero volver a coser estas costuras

No quiero añorar más al hermano suelto,
lobo atado,
ovillado a mi cintura,
casi azul.

El lodo de la estirpe (fragmento)

1.

Yo remaría contigo hermano,
vuelta sobre ti sin muertos ni manzanas.
Con dedos de niño y migajas de pan
volcaría tu cuerpo sobre tierra blanda.
No habría oleada de piedra,
sólo tu piel lustrosa como lomo de perro
y las brillantes fauces mojadas.

2. 

Llevo la piel atada en jirones:
las raíces atascadas,
colgadas como una estola.
Uso el rostro marcado,
tengo suelto cada diente:
bailan en mi boca como un puñado de piedras.
Llevo la boca saturada por un vino exquisito,
brebaje rojo:
áspero rezumadero de mis tajos.
Labios abiertos más allá del grito.

Y aún no es bastante.

Dios levantó la piel de mis huesos,
dejó los pómulos ventilados,
las venas expuestas,
perseguidas por la sombra de una extrema delgadez.

El hierro quemó como plancha
y tuve olor a brasa y a carne asada al mediodía.
Fue la quema de todas mis edades.
Sepultada ante siglos de arena
cubrí los costurones con empastes de hierbas.
Acaricié hasta el hartazgo los duros bordes de las heridas.
Profané su obra en honor a mí.
Esculpí mi rostro para arrebatarme
después
ante el reflejo de sus ojos.
La piel se secó,
se estiró,
se volvió blanca.
Demasiado apremiante mi deseo quedó exhibido ante las bestias.
Recibí grito látigo fiera
Fuí desmesurada:
bruja inmóvil,
atroz maleficio de mis juegos.
Acabé metida en una hoguera
vuelta al revés
devorando uno a uno
los pequeños huesos de una rana.

3.

Alojaba un cachorro de hombre
enorme, sediento.

El cordón enroscado al cuello,
tres veces vuelto.

La bolsa tiró.
Fue botella volcada,
herida sin dolor como golpe que anestesia.

Alojaba un dios como pulga escondida:
bicho pequeño,
adorador del pliegue tibio.

Se dispersó el líquido por las junturas de las baldosas.
“Se me rompió algo”, dije.

Y después hubo fiebre, orejas moradas, bocas confusas.

Yo reinaba en la tierra:
soberana doméstica sentada a la proa del barco,
con velas blancas como sábanas,
rojas como sangre ida.

Y la cabeza del niño tenía plumas,
sedosas como sus pies aún sin uso.

Inmenso e inflado
el vientre era fuelle que escondía y lanzaba luz
hacia allá.

Una sibila erguida a mis pies tiró de mí,
lo alejó para que fuera.

Mordió mi corazón, me dejó insomne.

Alimenté la boca escondida del dios,
asperjé leche.

Acaso su nombre se hizo perfecto
como la punta de la flecha
o el calor de la piedra al sol.

Arropé su cuerpo como entraña.
Hice lugar fuera de mí.

bio/biblio:

Poeta, periodista, crítica de arte (Durazno, 19 de enero de 1966). Estudió Letras, Psicología, Comunicaciones. Fue editora y asistente de edición en diversos medios de prensa. Desde 1990 hasta la fecha escribió en El País Cultural, Qué pasa, Brecha y en las revistas Punto y aparte, Posdata,Tres, Arte y Diseño, Dossier Cultural, entre otros medios de prensa. Desde hace cinco años se desempeña como terapeuta corporal zen-shiatsu. Publicó Ritual de las Primicias (Ed. imaginarias, 1994), El lodo de la estirpe (artefato, 2005) y en varias antologías. Por su obra poética ha recibido diez premios y menciones en los concursos literarios de la IMM y del MEC. Este año (2007) ha sido seleccionada como jurado en el concurso anual de literatura de la IMM, en la categoría poesía.

Melisa Machado, blog

Melisa Machado en Las elecciones afectivas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s