POEMAS_Arturo Serrano

Arturo, el elemento de la clase

Muchacho hijas de papel

Había una vez un pez roto
Nadando en agua congelada
Y había una vez un pájaro de ojos
Y su nido era el fuego de una hornalla
Y había una vez un árbol hueco
Y su corazón era una cuerda de garganta
Y había una vez un tipo que lloraba
Y le salían mariposas de la cara

En una cueva tenebrosa de costillas
Un gigante invisible lo miraba
Lo perseguía un dragón gris/ lo perseguía una cárcel con pies/ lo perseguía un dolor sin cabeza/ lo perseguía el terrible teclado de una máquina/ lo perseguía el espantoso espejo de un baño a la mañana

Quiso escaparse en un barco de papel pero no pudo porque estaba lleno de palabras
Quiso gritar pero su boca era una piedra cerrando un laberinto
Quiso correr pero sus piernas estaban rotas como alas

Entonces evocó al último silencio de su noche
Acorralado por una ventisca de cuchillos
Bebió un relámpago apagándose
Y su único escudo invencible
Fue mirar y mirar
Y mirar
Sin decir nada.

——————–

Poema de amor para Nancy desde el taller del psiquiátrico

En una escalera
pero los escalones son espejos
voy subiendo
con los pies que son ojos
busco algo imposible y sencillo
como el olor de tu pelo en una estación de tren
que lo acaricio pero mi nariz es la mano
así para que te vayas en mi corazón
que es un barco de caja de cartón
navegando por un inmenso mar
que es la vereda rota
y naufragues en la luz que es unos pájaros
y después vuelvas con esa botella de vino rico
que son tus besos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s